Autora de La Tribu

Ciudad

Natural de Huelva.

Referentes

Gloria Fuertes, Juan Gómez Jurado

Datos curiosos

Publicoó su primer libro en 7º de EGB

Entrevista personal

P: Es francamente difícil que exista una escritora sin que esta sea antes una lectora. ¿Recuerdas el primer libro que te marcó y que te hizo embarcarte en la literatura?

R: Bueno, el primer libro no lo sé, pero me chiflaba Gloria Fuertes; de pequeña me reglaron “Así soy yo”, te mando una foto (el estado en el que se encuentra lo dice todo). Mis padres son lectores, en especial mi padre, y siempre nos han regalado libros y han incentivado la lectura en casa. Gloria Fuertes me encantaba, y también recuerdo con mucho cariño “El porqué de las cosas”, de hecho, sigo teniendo los dos libros guardados como oro en paño. Igual te esperabas que te dijera algo más profundo, jajaja. Mi último libro, de ese sí me acuerdo, ha sido Loba Negra, de Juan Gómez Jurado. Llegó a mis manos por una situación desesperada de mi madre, no sabía qué hacer en un momento puntual de ataque de nervios, y se acercó a la Librería la Dama Culta. Allí,
Manuel Jesús le aconsejó Reina Roja, y al final estamos las dos enganchadas y esperando el tercero.

P: ¿Cómo fueron tus inicios en la escritura?

R: Me ha gustado escribir desde siempre, tuve suerte en el cole, teníamos unos profesores que incentivaban bastante nuestra creatividad. Incluso llegamos a publicar un libro en 7º de EGB ¡En 1987! Se titulaba FANTASÍA, el último texto es un poema mío que quedó finalista en el concurso “Platero” que organizaba la Junta de Andalucía… ya ves… he tenido el gusanillo desde siempre ��
Nunca fui una estudiante modelo, de hecho, hasta el profesor de lengua y literatura dudó de que lo hubiera escrito yo, pero me acuerdo perfectamente del día en que me vino a la
cabeza visitando una exposición de pintura, lo repetía una y otra vez cuando salía del Museo de camino a casa.

P: ¿Por qué te decidiste a escribir esta obra?

R: Porque me paré. Así de claro. Vivimos rápido, no nos fijamos, vamos con prisa, estamos inmersos en nuestras vidas, y en una vorágine de noticias y acontecimientos que nos superan, no llegamos a todo. Y una noche sentada frente al televisor, viendo un programa, se me partió el alma, te tengo que confesar que soy súper llorica, pero lo que estaba escuchando me superó. Le hacían una entrevista a la abuela y a la madre de Martina, una niña con piel de mariposa; su día a día, sus necesidades, sus dolencias, el dolor de sus padres, el hecho de que su enfermedad a día de hoy no tuviera cura…, la verdad, me superó. Me hizo pensar en la suerte que tengo en mi casa, tengo tres hijos sanos. Ponerme por un momento en su situación me hizo sentir muy mal, no podía quedarme de brazos cruzados. En Huelva ya conocía otros casos de niños con enfermedades minoritarias, y si hay algo que no está en mis planes es quedarme sin hacer nada ante un problema. En el mundo, lógicamente, hay muchos problemas y cada uno ponemos nuestro granito de arena, pero empecé a pensar en la manera de dar visibilidad a estas familias afectadas y a las enfermedades minoritarias. Pensaba en cuál podría ser la forma de hacerlo, de ayudarles, y se me ocurrió escribir un libro para recaudar fondos, y al mismo tiempo darles visibilidad.

P: ¿Cómo ha sido el proceso de escritura? ¿Partiste de un final al que tenías que llegar, empezaste desde el principio dejándote llevar…?

R:Pues no te voy a engañar, como te he dicho, escribo desde siempre, y tenía guardados relatos cortos que les leía a mis hijos cuando se acostaban, historias sin terminar…, y me decidí a darle un giro a una de ellas, dejarme llevar, inventar, y, sobre todo, intentar que de cada capítulo el lector sacara una enseñanza. Es un libro para niños y he tenido que ponerme en su situación y desde la mía intentar transmitir mensajes sin que se sientan sermoneados por un adulto en una etapa tan complicada como la adolescencia.
Una historia me iba llevando a otra, sin saber cómo iba a terminar, eso sí, me negaba a que fuera un mal final, tenía que ser motivador, de aprendizaje, me gusta que las cosas terminen bien.

P: ¿Te imponías un horario de oficina o escribías cuando te surgía?

R: Teniendo en cuenta que trabajo, no me puse un horario, escribía cuando me surgía y estuviera donde estuviera, me anotaba ideas que por la noche cuando los niños se acostaban desarrollaba tranquilamente.

P: ¿Cuál ha sido el mayor obstáculo con el que te has encontrado al abordar la escritura de
este libro?

R: Pues no lo sé, he disfrutado con la experiencia. Quizás he invertido muchas horas en las que me he tenido que aislar si era por la tarde para poder concentrarme, aunque una vez que cogía carrerilla me podían dar las 3 de la mañana. Una dificultad, por llamarlo de alguna manera, fueron las ilustraciones. Me empeñé en que La Tribu no fuera solo un libro, sino un proyecto solidario, que fuera una muestra de que con la colaboración altruista de otras personas podría salir algo bueno que ayudase a otros. Y ese empeño me hizo invertir muuucho tiempo buscando algún
ilustrador que quisiera trabajar de forma gratuita. Lamentablemente no lo encontré…, y un buen amigo, Manolo Romero, una persona sin la que este proyecto no hubiera podido prosperar, fue quien me dio la idea de que los ilustradores fueran mis hijos; otra montañita cuesta arriba, porque con las edades que tienen, colaborar no podía ser cuando yo quisiera, sino cuando a ellos les apeteciera, esa parte no ha sido fácil, ni la corrección ortotipográfica, ni el apoyo económico para sacar el libro adelante a coste cero, y poder donar el 100% de lo recaudado. La maquetación también ha dado muchos quebraderos de cabeza, pero esos le han tocado todos a Manolo, su tiempo y su trabajo han sido imprescindibles para sacar la idea adelante.

P:¿Sientes que has logrado expresar todo lo que tenías en mente?

R: La verdad es que he hecho lo que he podido, no soy escritora, soy licenciada en Derecho, y trabajo como tal, aunque considero que me he acercado y ha valido la pena.

P:¿Por qué escribir? ¿Qué te aporta a ti la escritura frente a otras artes?

R: La verdad es que cuando he escrito, ha sido porque se me han pasado ideas por la cabeza y he decidido dejarlo por escrito, nada más. A mí personalmente no me aporta gran cosa, quizás soltar, te diría que ha sido un medio para lograr un resultado en el caso de este libro, y cuando he escrito en verano ha sido porque estaba sola y me apetecía.
Desde pequeña he pintado al óleo con mi madre, ahora adoro la acuarela, pero no se me da bien, siempre me ha encantado hacer fotos, inquietudes y nada más, todo de andar por casa.

P: ¿A qué tipo de lector te gustaría llegar con tu libro? Imagina que tienes a un potencial lector frente a ti, ¿por qué dirías que tiene que acercarse a tu obra? ¿Qué va a encontrar en ella?

R: Me encantaría llegar al mayor número de adolescentes posible, por las conclusiones a las que les pueda llevar, por lo que puedan descubrir, porque mi intención es convertir el libro en un instrumento de ayuda a los demás, iniciar una cadena de favores, que se hable de los que no cuentan con el apoyo de la mayoría, que se sepan sus dificultades, que se tomen como un reto descubrir el lado bueno de las cosas. Que hablen del tema. Que aprendan el significado de la palabra empatía, y que sientan lo que es el Bulling, lo que implica nacer en otro país con unas circunstancias muy distintas de las que conocen, ayudar sin pedir nada a cambio, que aprecien la suerte y lo privilegiados que son, y por todo eso, cuando descubrí a Guillermo Martínez de Ayudame3D, decidí darle un giro a la historia y convertir el libro en una forma de darlo a conocer. Me parece un referente brutal para los niños, de hecho, con la crisis del coronavirus que tenemos encima ha vuelto a demostrar su valía, encabezando un patrullón de makers que fabrican viseras para nuestros sanitarios. Encontrar…, encontrarán lo que ellos quieran, creo que cada uno sentimos las historias de un modo distinto, lo ideal es que consiguiera que cada persona que lee el libro, logre sentirse como el protagonista de cada capítulo.

P: Para acabar, ¿en qué momento te encuentras?

R: Agradecida por el fantástico respaldo que ha tenido el libro, contenta porque hay niños que me piden una segunda parte, feliz porque he podido demostrar que podemos ayudar aportando cada uno nuestras pequeñas fortalezas, si entre todos cooperamos se puede llegar muy lejos. Teniendo en cuenta las circunstancias en las que nos encontramos, la cooperación y solidaridad se demuestran como dos grandes bastiones para poder salir adelante. Y si te fijas, empezamos a normalizar el número de víctimas, hemos superado las 18.000, una vez iniciada la tragedia, nos asustamos, nos quejamos, hacemos y olvidamos. Mi intención es no olvidar, entiendo que, en el caso de una pandemia, es una tragedia puntual y durísima, que se puede repetir…, y me gustaría que se sacara de la experiencia alguna enseñanza, pero, sobre todo, y por lo que nos atañe a cada uno, hay una vital, y es empezar a apreciar el día a día como mínimo. En el caso de los niños con
enfermedades minoritarias, hay que parar, no podemos conocer la situación, entristecernos y quedarnos de brazos cruzados. Qué mínimo que apoyar a esas familias, ya sea dando charlas en los coles, difundiendo en redes, regalando lectura solidaria; hay pequeños gestos que se pueden hacer a diario y que a personas afectadas les dan un impulso muy importante y les ayudan a no sentirse solas, ni abandonadas.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Entrevista a Antonio Olivares

Autor de Delu Ciudad Natural de Huelva. Referentes La colección de “Los cinco” Datos curiosos Su libro nació un 8 de marzo. Entrevista personal COMPRAR

Leer Más »

Entrevista a Serafín Correa

Autor de Coma Inefable Ciudad Natural de Huelva. Referentes Edgar Allan Poe. Datos curiosos Leyó su primer libro con 4 años. Entrevista personal COMPRAR LIBRO

Leer Más »
× Hola. ¿Hablamos? Tus respuestas a un sólo clic.